miércoles, 26 de agosto de 2015

Extraordinarios Profesores: Marina Garza Peña

Después de la tercera invitación, Marina Garza aceptó convertirse en profesora de la Universidad de Monterrey; hoy poco más de 25 años después, nos comparte su historia por el paso de las aulas como maestra de Diseño Gráfico.

"Decidí hacerlo una vez que sentí que con la experiencia profesional adquirida, ya tenía algo que aportar a los alumnos", nos explica Marina quien además también es ExaUDEM egresada de la carrera de Diseño Gráfico.

"En casa de mis papás se hablaba de la UDEM desde muy chica. A mi padre lo invitaron a ser maestro de Ingeniería, y puedo decir que quien lo invitó me presentó la carrera que iba a llenar mi vida profesional… Diseño Gráfico. Eso era justo lo que deseaba, por que era en parte arte pero con un enfoque comercial", nos cuenta sobre su camino previo a la UDEM.

Cuando tenía tan solo nueve años el diseño ya había llamado su atención en las Olimpiadas México 68 con el trabajo de Lance Wyman, a quien respeta por haber establecido en México por primera vez el Diseño Gráfico como un sistema integral de comunicación.

Lo que motiva principalmente a Marina para enseñar es el hecho de compartir: "¿Qué mejor manera hay de compartir lo que te gusta hacer o lo que sabes hacer que haciéndolo en equipo? La docencia es una labor con gran valor, te permite compartir lo que sabes con gente que está interesada en lo mismo que tú".


Para Marina es un gran compromiso hacer bien su trabajo, dar lo mejor que tiene y darlo bien. Lograr que el alumno quede satisfecho con lo que ofrece en su curso: "Si no hay información relevante que transmitir, entonces que carente sería la docencia, seguramente no habría alumnos y sin alumnos, sería imposible".

Sobre la clave para trabajar en el salón de clases, nos dice que es saber cómo mantener involucrados a los alumnos, para lo cual necesitas transmitir con todo tu corazón y entusiasmo lo que sabes y conoces.

Entre sus principales logros considera el haber sido galardonada con el premio Pro Magistro y apoyar una infinidad de proyectos de causa social y emprendedor, pero nada como ver convertirse a los ExaUDEM en líderes exitosos de las mejores agencias de México y el extranjero.

"Tener ahora como Directora del Departamento de Diseño Gráfico en la UDEM, a mis exalumnos como parte de mi equipo de maestros, es una satisfacción muy grande darme cuenta que ellos son ahora excelentes profesores", nos comenta con una sonrisa.

Para finalizar Marina le dice a sus alumnos y exalumnos: "Gracias por creer en nosotros, gracias por estar ahí y ser parte de nuestro equipo. Creemos que lo que vivimos sigue y seguirá dando frutos, y que el trabajar por el diseño en cualquiera de sus formas debe dejar huella propositiva en nuestro planeta. Nos veremos pronto y espero poder escucharlos decir lo mucho que han generado".

martes, 25 de agosto de 2015

Arrancando el sueño de su carrera como piloto

"Mi sueño siempre fue ser piloto de carreras", nos dice David Quiroga (LDE '12), "ya tenia unos 10 años intentando conseguir una oportunidad y destacar en el deporte, siendo en el 2014 cuando se abren las convocatorias del Nissan GT Academy en México por primera vez y fue mi hermano Andrés quien me insistió que lo intentara."

Fue entonces que de entre más de 28,200 mexicanos logró pasar a la final nacional y llegar hasta su última etapa, donde desafortunadamente no logró coronarse e ir a la final internacional.
"Después de regresar a Monterrey me pongo a pensar en qué me faltó y cuáles fueron mis debilidades, y todo este año las trabajé y me preparé para la segunda edición en México del Nissan GT Academy", continúa contándonos David.

Gracias a que este año resultó campeón nacional, fue convocado para competir en agosto en la final internacional en Siverstone, Inglaterra, y competir para quedarse como piloto oficial de Nismo (división de carreras de Nissan).
"Para mi este año fue muy difícil, lleno de retos y muchos sacrificios pero gracias a ello logré conseguir el nivel que necesitaba para ser campeón nacional y realmente tener una oportunidad en Silverstone, como lo hizo Ricardo Sánchez en 2014 (primer mexicano en coronarse como campeón internacional), a quien considero un buen amigo y un gran ejemplo a seguir", nos platicaba David antes de irse a competir a Inglaterra.
El evento se llevó a cabo en diferentes autódromos con pruebas físicas, de reflejos, médicas y de manejo en coche, hubo competencias en Autos Formula 3000 y 1600, Le Mans, Caterham, buggies, 370z de carreras, GTR y 370Z nismo y hasta Monster Truck.
Sobre los resultados en Silverstone, David nos comenta: "Yo quedé en tercer lugar de México en estas competencias, donde no solo cuenta ser bueno físicamente y detrás del volante, sino también tener la suerte de tu lado y lamentablemente a mi me faltó algo de suerte en dos ocasiones, pero a pesar de eso pude quedarme con el tercer sitio, lo cual es bastante bueno y me siento muy contento de ello, ya que a esta competencia solo llegan los mejores del mundo."
Entre sus próximos planes, David buscará el apoyo de patrocinadores para poder emprender un proyecto como piloto profesional internacional, en el cual sabemos que tendrá éxito.

Tu historia, tu UDEM: Othoné Medina Alvídrez

Othoné Medina Alvídrez
LEI ‘09

Formado Residentes: el nacimiento de una vocación

Mi estancia en Residencias UDEM ha sido de las mejores experiencias de mi vida, no solo porque fue ocasión de vivir en mi campus, sino porque tuve la oportunidad de descubrir una vocación que marcaría el rumbo de mi vida profesional, además de descubrir el amor que le tengo a la formación de jóvenes y al servicio.

En el 2008 me aventuré a aplicar para ser residente formadora, en ese momento me encontraba cursando mi último año de licenciatura, por lo que tenía materias, servicio becario, prácticas y tesis que realizar; esto no me impidió entregarme al 100% a mis residentes del Edificio 1 piso 1. Gracias a Dios me tocaron extraordinarias jóvenes, aún recuerdo sus nombres y sigo en contacto con ellas pues no solo se formó una fraternidad en mi piso, sino una amistad que trasciende el tiempo y el espacio.

De las actividades que más recuerdo con cariño en Residencias eran las juntas de piso donde iban el 90% de mis residentes, platicar con ellas sobre sus vidas, cuidar a Andrea (una chica de intercambio de Brasil) pues se enfermaba seguido y estaba lejos de su familia, platicar por largas horas en la madrugada con residentes de otros lugares y países, cocinarles molletes a mis chicas, entre otras; lo que nunca olvidaré es la vez de mi cumpleaños, todas prepararon una tarjeta grande para mí, un globo y algunos detalles, es ahí donde comprobé que Amor con Amor se paga. Fue genial. La convivencia con mis colegas y amigos, los residentes formadores también me hizo crecer como persona y trabajar en mis puntos débiles, gracias a ellos hoy soy mejor y aprendí valiosas lecciones gracias a su cariño, y retroalimentación.
Una vez que egresé de la UDEM me dediqué a buscar una oportunidad en la docencia y/ o formación de jóvenes, gracias a Dios me abrieron las puertas en la preparatoria San Pedro, y fue una experiencia reconfortante que no se puede igualar.

Hoy, no solo me dedico a la docencia, sino que muchos de mis alumnos siguen acudiendo a mí para recibir orientación, apoyo, o simplemente buscan a alguien que los pueda escuchar; sé que Residencias desarrolló en mi esta capacidad tan necesaria hoy en día, de escuchar y acompañar. De igual manera me he dedicado a estar en grupos universitarios y profesionistas acompañando y formado jóvenes, servir de la manera más sencilla posible para mantener corazones contentos y felices.

Ser maestra es un reto grande, pero no hubiera sido posible descubrir esta apasionante vocación si no hubiese sido por Residencias, porque me di cuenta que amo servir, me gusta hacer felices a otros, me gusta impulsar a los jóvenes, imaginar junto con ellos sus sueños, estar en los momentos tristes, de enfermedad, celebrar los triunfos, cumpleaños, graduaciones, materias aprobadas, en fin, la UDEM a través de la experiencia como residente formadora modeló y sentó las bases para ser lo que hoy soy, y me siento plenamente realizada en esta profesión y forma de vida.

Tu historia, tu UDEM: Nayeli Oralia Mtz Hdz

Nayeli Oralia Mtz Hdz
matricula 54934

La UDEM…no se va …no se va!

Aún escucho los gritos de los de 6to semestre, prepa unidad San Pedro,  abalanzándose a la alberca del barrial, en lo que sería nuestro último barrial, todos mojados y a todo pulmón gritando Sexto no se va, no se va!

Para mí, como para muchos otros la Udem es mi alama mater, me acogió desde que tenía 14 años y me fui de su lado a los 22 años al graduarme  de la Licenciatura  en Estudios Internacionales. Mi historia en la UDEM inicia al término de mi secundaria, debido a que me falto un punto para poder pasar el examen de la prepa del ITESM, en ese momento recuerdo los gritos y el enojo de mis papas, en especial el de mi mamá.
Pero en realidad yo  no quería ir a esa prepa,  días antes habíamos ido a visitar la UDEM a un evento que se llamaba GENTE UDEM recuerdo claramente  lo que me dijeron.- no serás un numero más, es la mejor prepa, todos nos conocemos y nos divertimos mucho.
La Udem, para mí no fue un edificio, nuevo con grandes instalaciones y excelentes recursos para el aprendizaje, fue el inicio de una de las mejores etapas de mi vida, aprendí el significado de la amistad, de la fraternidad y la unidad durante mis tres años de prepa. 
También conocí el significado de la palabra: Maestro aquella persona que te acompaña y te alienta en el proceso de un aprendizaje. Cada uno de mis maestros me  enseñó este significado  de formas muy variadas. Al grado que soñaba con dar clases de inglés o de historia, así con esa forma única  en la que te motivaban y generaban una gran seguridad en ti. Reafirme mi fe, espiritualidad  y la gran satisfacción de servir a los demás  muy en parte a las extra curriculares y al grupo Gama, pero fue más, gracias al ver el ejemplo, no sólo de los sacerdotes que oficiaban misa, o de las consagradas que nos apoyaban en los retiros, fue el ver a toda la comunidad, desde el guardia hasta los mismos compañeros que hacían el bien sin mirar a quien. Al termino de mi prepa no pensé ni por un segundo irme al ITESM realice mi  carrera en el campus, conocí las papas fritas, desayune muchas veces en el florian y me escabullía a los sillones rojos de la biblioteca. Hoy la UDEM…no se va…no se va de mi corazón y aunque todos los días paso por allí  porque vivo muy cerca, un gran pedazo de mi corazón se quedo impregnado en esas aulas, en los pasillos y en el gimnasio donde practicaba yoga. Gracias UDEM por formarme como una extraordinaria persona y por seguir haciendo a muchos más.

Tu historia, tu UDEM: Jorge Armando Treviño Lozano

Jorge Armando Treviño Lozano
Mat # 10594 

Tu Historia, Tu UDEM 

Parece que fue ayer cuando Karol Wojtyła, es elegido Papa tras la muerte de Juan Pablo I y durante los siguientes 4 años durante mi estancia en la UDEM, en la división de Ciencias Naturales y Exactas, teniendo como base las instalaciones del Colegio la Bastida, pasaron cosas tan interesantes como extrañas en la forma como escuchábamos la música, los personajes que hacían que Jacobo Zabludovsky diera todas las noches noticias y los inventos que iban a marcar el futuro cercano. Esto tenía que ver con el apogeo de la música disco, el cubo Rubik, el famoso Walkman de Sony, Margaret Thatcher como primera dama del Reino Unido, la muerte de John Lennon, la comercialización del primer ordenador personal IBM PC, el disco Thriller y tantas y tantas cosas que hoy quedan escritas en la historia y en la memoria de muchos.

Escritas también en mí memoria están las cosas interesantes y extrañas que si pudieran parecer pequeñas, fueron parte del día con día de lo que me hicieron ser hoy un Ingeniero .

Que hay detrás de este título, además de muchas horas de dedicación y esfuerzo. La ubicación de la Bastida no estaba precisamente localizada en un lugar por el que pasaran gran cantidad de peceras o camiones, así que para poder llegar allá tenía que tomar tres camiones de ida y tres de regreso siempre y cuando no hubiera alguien que se compareciera de nosotros y nos diera un “aventón” para acercarnos a la ciudad. Esto muchas veces se complicaba ya que la generación de IQA’s fuimos 6, por lo que no había muchas posibilidades de tener muchos amigos cercanos que fueran candidatos a que nos llevaran. Una generación de 6 estudiantes, debió haber sido excepcional para los profesores y casi vista como clases particulares para los estudiantes.

Siempre era agradable saludar a las Monjas del Colegio quienes incansables hacían guardia para “proteger” a sus niñas de las posibles y remotas intromisiones de los estudiantes varones a ingeniería. Todos sabíamos que se estaría construyendo el Campus UDEM, pero la división a la que pertenecíamos serían de las últimas en cambiarse.

Cuando pasamos por el Colegio los domingos antes de ir a misa en Fátima, siempre les digo a mis hijos que yo ahí estudie la carrera de ingeniería química e incrédulos me dicen “Papá claro que no ese es un colegio de puros niños….”

Ya han pasado los años, 33 para ser exactos y viendo en retrospectiva puedo decir que hoy he estudiado una de las carreras más difíciles que hay, no en balde la carrera se ha cerrado en el Campus, no tuve una generación multitudinaria en la que yo pudiera confiar, no tuve un campus con instalaciones equipadas y modernas para complementar mi desarrollo y sin embargo se puede….

Se puede estudiar con lo que se tenía, en dónde se tenía y como se tenía y lograr alcanzar el reconocimiento más alto que otorga la UDEM “Mención Honorifica” además del “Premio al Saber”, y el reconocimiento del grupo “Mejor Estudiante de México” . Cuando uno no tiene las cosas se las inventa, las saca de donde sea, se crean competencias que liberan el espíritu. Gracias UDEM, gracias por todo, por lo que viste que aprendí y por lo que no viste que aprendí también.

Tu historia, tu UDEM: Jesús Héctor Gaytán Polanco

Dr. Jesús Héctor Gaytán Polanco
(LDG´83, MDG´06)

La vida es una caja de sorpresas, justo cuando pensamos que hemos descubierto todos los caminos, se presentan momentos que nos marcan de manera imperceptible pero definitiva.

Cursé mi carrera en la UDEM de 1979 a 1983, y como todos en ese tiempo pensaba más que nada en ejercerla de manera adecuada para ganarme la vida y con ello comenzar a formar un patrimonio que pudiera ofrecer en el futuro a mi familia. Tenía sueños tanto personales como profesionales que esperaba poder lograr con la preparación que obtenía y por lo tanto, muchos de mis compañeros y yo mismo éramos muy exigentes con los maestros que teníamos en esa época.

De ellos recuerdo un momento en particular. Cursando la materia de Medios Audiovisuales el entonces profesor de la materia nos presentó un aparato que acababa de construir y que le permitía simular el movimiento de una imagen con un antiguo proyector de transparencias fijas… recuerdo que al terminar la clase, algunos de mis compañeros y yo nos quedamos a revisar el aparato y a bombardear al profesor con mil preguntas sobre el funcionamiento y operación del mismo, el cual era de su invención, con toda la paciencia del mundo nos explicó a detalle el funcionamiento del mismo y los principios teóricos de óptica que utilizó para fabricarlo, sin menoscabar en detalles.

Después de más de una hora de explicaciones, y al quedar todos los presentes satisfechos, le pregunté si no le daba un poco de pendiente descubrir con tanto detalle sus secretos profesionales a quienes estábamos estudiando y que en un par de años pudiésemos ser competencia para él en el medio, y su respuesta me dejó impactado; “prefiero que mis alumnos tengan todos los conocimientos que yo poseo, ya que de esa manera yo mismo estoy obligado a seguirme preparando y continuar siendo el mejor en mi actividad profesional”.

Como decía al inicio, hay momentos que nos marcan de manera imperceptible y al hacer una retrospección de mi vida, encontré que ese momento me sembró el interés por la docencia, actividad que realizo de manera paralela a mi actividad profesional desde hace ya 29 años.

Pero sobre todo, guía mi trabajo docente, ya que aprendí en ese momento lo importante que es una frase dicha por un maestro, casi de manera casual, a sus alumnos.

Tu historia, tu UDEM: Javier Gutiérrez Elizondo

Javier Gutierrez Elizondo
Matrícula 4636
EXAUDEM
Sería prácticamente imposible citar un momento que me haya marcado dentro de la UDEM

Son muchos y muy variados los momentos que lo marcan a uno dentro de esta Universidad. Desde los momentos tristes o de apremio cuando te entregan alguna mala calificación o cuando te das cuenta de que no trajiste una tarea encargada para ese día. Hasta el momento en que después de presentar tu PEF con los sinodales te dan la noticia de que has sido aprobado (como sea, pero aprobado). Pasando por los momentos sociales ó extracurriculares en los cuales pude construir amistades que aún gracias a Dios perduran.

En las aulas pude hacer amistad con muchos compañeros y con muchos maestros también. Aunque en el caso de los maestros tuve algunos con los que no me identifiqué mucho que digamos. Para algunos no fui -por mucho- uno de sus alumnos preferidos (por decirlo elegantemente) más bien me tenían catalogado como “ficha”. Con algunos, como el Profr. Eduardo Auces (con sus famosos exámenes 0-50-100) conservo aún muy buena amistad.

Momentos como los que viví con aquel primer grupo de Difusión Cultural para montar en escena “Expresión 6”. La primer Revista Musical de la UDEM, que después de meses de ensayos pudimos estrenar en el Teatro Monterrey del IMSS en 1976 ó 77. Sobre este evento podría platicar por horas. También están los encuentros de Futbolito que se desarrollaban en el “sombreado” del Colegio Labastida (sede de DICNE. Creo ahora se llama de otra forma) donde estudiaba (¿?) para IQA. Los torneos de Futbol Intra-facultades, en donde QUIMICA siempre destacaba. Los concursos de La Canción en los que participé y en donde tuve la suerte de obtener 1os y 2dos lugares en conjunto con otros compañeros (yo tocaba la Batería. Igual que en Expresión 6).

Ya casi para terminar mi carrera, un verano antes de graduarme fui a hacer “prácticas Profesionales” a la empresa de petroquímica Polioles, S.A.en la Ciudad de México, y al termino de ese proceso me ofrecieron allá que me quedara a trabajar con ellos. Me ofrecieron becarme en la universidad de mi preferencia (la U Panamericana, la U. Iberoamericana etc) y fue ahí donde me di cuenta de lo “marcado” que estaba por la UDEM rechazando la oferta diciéndoles que prefería mil veces obtener el Título de mi Alma Mater con la que estaba plenamente identificado, la UDEM. Un año después de esto -una vez debidamente graduado- me reclutaron en aquella misma empresa, empezando así mi carrera laboral.

No pretendo, con este escrito, reconocimiento ni premio alguno. Es más; si por azares del destino así resultara, con gusto donaría el premio. Simplemente quise compartir con todos algo de lo mucho que disfruté ser parte de esta universidad. Y agradezco a los organizadores este espacio que nos dan para poder exponerlo. 

Tu historia, tu UDEM: Federico García

Federico B. García S.
IMT ‘10
Mi historia, mi UDEM

Un solo momento o experiencia que haya marcado mi historia durante la carrera en la UDEM sería muy difícil de ubicar, ya que en lo personal lo que marcó esa parte de mi vida fue el cúmulo de vivencias a lo largo de todos los semestres que duró esa etapa de mi educación, pero trataré de relatar una de las historias que más recuerdo con cariño.

En el primer semestre de mi carrera (otoño del 2004) no había planeado participar en alguna actividad extracurricular, ya que planeaba enfocarme a la vida académica únicamente. No contaba con que conocería a una muy buena amiga en mi clase de Cálculo Diferencial, quien influyó mucho en mí para que participara en un proyecto llamado Misiones Solidarias.

Yo no me consideraba una persona con muy buenas habilidades sociales, pero me dejé llevar para salir de mi zona de confort. Entré a esta clase un poco temeroso hasta que conocí a mis líderes de grupo, quienes fueron forjando una confianza increíble en cada uno de nosotros para poder ayudar y solidarizarnos en barrios que se encontraban en Mina y García, N.L. El equipo en el que participé constó de 6 personas (3 hombres y 3 mujeres), cada uno con un carácter y personalidad diferentes, pero que fue parte de la fórmula exitosa para lograr sinergia. Nos eligieron para visitar y permanecer en Barrio 7, Mina, N.L. por varios días en casa de una increíble familia con la que hicimos un nexo invaluable.

Llevamos a cabo visitas a muchas casas de ese barrio, celebraciones religiosas y otras convivencias, lo cual nunca pensé que pudieran lograr un grupo de desconocidos. Nos compenetramos como equipo cada una de las personas que fuimos elegidos para esa misión y logramos con esfuerzo, honestidad, respeto y espiritualidad que muchos de los habitantes participaran con nosotros. Es indescriptible el lazo que logramos con la comunidad y con la familia que nos recibió, ya que al finalizar el tiempo destinado para esta encomienda, varias personas de nuestro equipo y yo rompimos en llanto junto con los vecinos de Barrio 7.

Misiones Solidarias me llevó a un mundo totalmente fuera de mi realidad, donde hice muy buenas amistades y emprendimos un viaje donde lo que trascendió no fue el lugar ni los kilómetros recorridos, sino el camino espiritual que emprendimos, además de la transformación que experimentamos. Ciertamente no alcanzan las palabras para describir el intercambio de sentimientos que surgieron en la relación de los habitantes de esa comunidad con el equipo de la UDEM, pero les aseguro que marcaron mi corazón y mi alma eternamente para formar parte del ExaUDEM que soy actualmente.

Tu historia, tu UDEM: Diego Montoya

Diego Ernesto Montoya Jiménez
(IMT ’11)
Matrícula 128494

Tu historia, tu UDEM 
Un momento que me marcó mucho y que recuerdo con orgullo sucedió en junio del 2006. Era el día anterior a la entrega de papelería y ceremonia de graduación para los estudiantes de Prepa UDEM generación 2003-2006. Nos citaron a que fuéramos al jardín principal del campus, en donde sería la ceremonia al día siguiente, para hacer el ensayo general, que cada quien supiera dónde sentarse, el protocolo y demás.

Al llegar al corredor del pensamiento habían unas hojas publicadas con los números de matrícula que indicaban la sección a la que cada quien pertenecía. Luego de estar buscando por varios minutos no encontré mi número de matrícula y había una nota que decía que pasáramos al módulo del CIAA que se había instalado en el jardín. Llegué con el personal del CIAA para que me explicaran por qué no aparecía en la lista a lo que la señorita responde con una facilidad perturbadora “Ah lo que pasa es que no te vas a graduar.” Yo me quedé impactado cuando me dijo eso un día antes de la ceremonia y al preguntarle el motivo me comentó: “es que te falta una materia cocurricular.” Yo le comenté que eso era imposible ya que yo llevé todas mis cocurriculares y que además de eso siempre estuve en el equipo de retiros, en la mesa directiva etc. Después de discutir por varios minutos y obtener el mismo resultado, yo estaba sumamente molesto y preocupado por lo que estaba sucediéndome en ese momento.

Fui a buscar a algunos de mis profesores titulares quienes tampoco pudieron resolver el asunto. Luego de estar intentando sin éxito, fui con Imelda quien se muestra muy sorprendida por la noticia y me dice “No te preocupes, yo lo arreglo. Espérame aquí.” Me quedé junto al escenario principal mientras veía que ella iba y venía. Al mismo tiempo estaba cerca de mí un compañero de prepa, José Alfredo Puente, quien fue elegido como orador del discurso de los graduandos. Él estaba practicando su discurso frente a la coordinadora de la logística del evento.
Sin prestar demasiada atención noté que esta coordinadora tenía una tabla con una hoja en la que venían varios nombres en letra muy grande; lo suficientemente legible para verla desde algunos metros. Lo extraño fue que vi mi nombre en esa lista. Antes de poder ir a preguntarle por qué aparecía mi nombre en la lista y, después de lo que parecieron los minutos más largos de mi vida se acerca Imelda conmigo para decirme que ya todo había quedado resuelto y que todo había sido un error. Escuchar a Imelda me tranquilizó demasiado; me iba a graduar al día siguiente.

Luego de agradecerle a Imelda todo el apoyo que me había dado, me acerco a la coordinadora y le dije “disculpa, vi que mi nombre aparece en esa lista y quisiera saber de qué es”. A lo que me respondió: “Ah ¿esto?, es la lista de los alumnos que se ganaron la beca premio ‘espíritu de servicio’. ¿No te avisaron?” En unos cuantos minutos pasé de un malestar total a una euforia que no terminaba de entender. Le dije que no estaba enterado a lo que me contestó con una risa de como quien cuenta el final de una película o arruina inocentemente una sorpresa “pues muchas felicidades, mira lo que tienes que hacer es pararte aquí luego de que bajes con tu constancia… te vamos a dar un pin especial… luego vuelves a subir…” y me explicó toda la logística.

Ese mismo día me llamó Elda Bertha para darme la noticia de manera oficial. Tenía una beca del 50% para mi carrera. Mi alegría era total y no les dije a mis padres para darles la sorpresa al día siguiente. Cuando me les perdí luego de recibir mi constancia, subí de nuevo al escenario, recibí mi beca, volteé hacia donde estaban ellos y levanté con mucho orgullo ese trofeo completamente inesperado que había recibido. Una pequeña muestra de agradecimiento que les pude regresar.

Tu historia, tu UDEM: Luis Angel Martínez


Luis Angel Martínez Leal
Matrícula 52537
LMI’04

PAISAJE UDEM

La hermosa vista de las montañas desde la UDEM era algo que siempre aprecié altamente. Dejando a un lado las excelentes instalaciones que hasta la fecha han seguido evolucionando, la cercanía con las montañas representaba para mí un gran lujo.


En mis primeros semestres llegaba a la UDEM en camión y mi parte favorita era ese último tramo por Alfonso Reyes el cual tenía una increíble vista de la Sierra Madre Oriental. Tal vez el hecho de ser foráneo era lo que producía en mi una emoción especial ante ese paisaje. Incluso tengo muy presente el olor matutino de la vegetación entrando por las ventanas del camión.

Esta fascinación por las montañas la compartí en más de una ocasión con amigos y compañeros. Incluso había profesores que mencionaban el privilegio de tener esa vista.

No he mencionado que en un lado opuesto se encuentra el majestuoso Cerro de Las Mitras, un poco más alejado pero siempre tan imponente como la Sierra Madre.

Era como si los cerros abrazaran a la universidad. Nos inspiraban y nos llenaban de ilusión. El futuro se veía venir como algo grande mientras en aquel presente nos preparábamos en medio del mejor paisaje que pudieras tener para estudiar.

En mis últimos semestres, teniendo mi horario por la tarde, varias veces me tomé el tiempo entre clase y clase para admirar las puestas de sol que espectacularmente lucían rumbo al Cañón de la Huasteca. Tonos naranjas y morados manchaban cerros y nubes. Siempre podía tomarme unos minutos para disfrutar ese paisaje al poniente. Igual lo hacía en las tardes que me quedaba en la biblioteca para avanzarle a mi tesis. Más que una forma de relajación era un deleite. En alguna temporada se convirtió en una bella rutina que compartía con mis mejores amigos de la universidad.

Me hubiera encantado que me tocara el nuevo edificio (Centro Roberto Garza Sada, Escuela de Arte, Arquitectura y Diseño) realizado por el arquitecto japonés Tadao Ando. Desde la entrada a Valle Poniente he visto que esta gran instalación incluye un mirador, si así se le puede llamar, justo con vista hacía La Huasteca. Imagino que los atardeceres desde ahí deben verse increíbles. ¡Afortunados los alumnos que actualmente tienen la oportunidad de admirar el paisaje desde ahí!

Al pasar por la UDEM actualmente no puedo dejar de voltear a ver los cerros. Puedo sentir en ellos el eco de todas las conversaciones que ahí tuve, el eco de las voces de los profesores, el eco de cada momento ahí vivido.

Todo eso quedo atrás y la nostalgia es inevitable. Han cambiado las instalaciones y las personas pero las montañas siguen ahí.




Tu historia, tu UDEM: Cordelia Treviño

Cordelia del Bosque Treviño (LAE´ 93)
Matrícula 25224

CUANDO FUÍ ALUMNA BECARIA EN LA UdeM

Recuerdo como si fuera ayer cuando terminé secundaria para empezar la prepa. Tres hermanas de mi mamá habían estudiado la carrera en la UdeM y una de ellas trabajaba en el departamento de Sistemas en aquel entonces. Con ese antecedente, mis papás fueron a pedir información a las oficinas de la Universidad para ver si podían conseguir alguna beca para mi y así ayudar un poco en el gasto familiar .

Fué en el verano del 86 cuando mis papás me dieron la noticia. Habían conseguido una beca para que yo entrara a la prepa Humberto Lobo de la Udem . Una parte de esta beca era un préstamo a mis papás y otra parte era una “beca compensación”; es decir, yo debía cumplir un cierto número de horas de trabajo en la UdeM, en el area que me asignaran para “pagar” una parte de mis estudios.

Y así fué… comencé mi trabajo de becaria en agosto de 1986 en la entonces llamada “Vice-rectoría de Educación Media Superior”. Mi jefe fué el Ingeniero Humberto Alvarez Haces, Hermano Marista, quien era el vice-rector . Alegre, trabajador, humanista… siempre haciéndonos sentir importantes a todas las becarias que trabajabamos en su area. No había día que el no estuviera feliz; una persona que amaba su labor como educador .

Nunca voy a olvidar su invitación para que yo diera el mensaje de despedida a los alumnos en mi graduación de prepa; recuerdo muy bien el día en que me ayudó a preparar ese escrito y el esmero y cariño que puso al ayudarme a redactarlo. ¿cuándo un vice –rector iba a darse el tiempo para hacer esto? Su calidad humana nos sorprendía. Cada tarde, las becarias debíamos anotar las horas que habíamos trabajado; pero el nunca las revisaba. Esa confianza que nos demostraba hacía que cada día lo respetaramos y admiráramos aún más y más. Nunca olvidaré al “Inge” , como solían llamarlo.

Al comenzar de becaria en aquel entonces, me costó aceptar que iba a tener que trabajar para pagar una parte de mis estudios , y aún más; sin recibir sueldo alguno. Pero el paso de los años en mi vida me ha enseñado que el haber sido becaria en la UdeM fue uno de los más grandes regalos que he recibido de Dios. Aprendí a ser solidaria con mi familia, a renunciar a mi tiempo, a valorar lo que tengo y lo que no tengo, y aprendí grandes virtudes de gente tan preparada como el Ingeniero Humberto Alvarez.

Las grandes obras se construyen con el esfuerzo de muchos; hoy en día veo hacia atrás y valoro con orgullo cada día en el que trabajé para mi UdeM, pues logré poner mi granito de arena para que esta Universidad haya crecido como lo ha hecho y sea lo que es hoy, una de las mejores Universidades Humanistas de Latinoamerica y quizá del mundo. Al hablar de la UdeM no solo me enorgullece, se me engrandece el alma de gratitud y de hermosos recuerdos que atesoraré para siempre.

Tu historia, tu UDEM: Verónica González Alanis

VERÓNICA GONZÁLEZ ALANIS
MATRÍCULA 11939
MCP
MIS AÑOS EN LA UDEM
Estudié preparatoria en Udem unidad Labastida y posteriormente seguí  la carrera de medicina, tengo tantos recuerdos y anécdotas pero lo resumiré así:

UDEM
Entré sin conocerte… eras pequeña , salones sencillos,
con nuevas personas por conocer, maestros comprometidos  y un sueño por cumplir: médico he de ser.
Tenacidad, Lágrimas, risas, esfuerzo fueron mis compañeras de aquellos ayeres que feliz recuerdo
En aquellos salones no solo encontré amigos entrañables…. también encontré el amor y juntos recorrimos el camino…
¡¡Por fin meta cumplida… terminamos tremenda carrera: medicina!!
Vestida de blanco con estetoscopio en mano
a los hospitales acudía…”somos UDEM a mucho orgullo” nos distingue el trato humano.
Y al igual que tu,  fui creciendo… tu, con tu hermoso Campus y yo con los cimientos de tus enseñanzas que  no solo fueron académicas…Gracias Universidad de Monterrey! ¡Soy ser humano…soy  UDEM!







Desarrollo sustentable y energía

Originario de Nuevo León, Manuel Enrique Sánchez Martínez (IIS ’06 MAE '13) se ha desempeñado desde el 2006 como Titular de la Oficina Divisional en la Comisión Federal de Electricidad (CFE), a cargo del Desarrollo Sustentable para los estados de Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas.

El haber colaborado en el proyecto “Manejo y Destrucción Ambientales adecuados de Bifenilos Policlorados  en México” del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) le ha permitido participar como conferencista en diversos seminarios y congresos con temas como la calidad en el servicio, desarrollo sustentable y energía.

Dicho proyecto tuvo como objetivo el minimizar los riesgos de exposición a los BPCs (Bifenilos Policlorados) para los mexicanos. El uso de los químicos juega un papel importante en el crecimiento económico y en el desarrollo, incluyendo actividades como la producción de medicinas, el uso de fertilizantes para incrementar el rendimiento agrícola y el tratamiento de aguas residuales, por mencionar algunos. Sin embargo, el manejo inadecuado de algunos químicos como los Contaminantes Orgánicos Persistentes (COPs) y entre ellos los Bifenilos Policlorados (BPCs) afectan negativamente la salud humana, de otras especies y ecosistemas a través de su acumulación en los tejidos de organismos vivos.

Manuel además cuenta con Diplomados en Responsabilidad Social, Control Total de Calidad, Control Estadístico de Calidad, Técnicas de Manufactura de Clase Mundial y Administración Profesional de Proyectos por la Universidad de Monterrey (UDEM); y diversas Certificaciones, en las cuáles se destacan “Cultura de la Legalidad” por la Secretaría de la Función Pública (SFP) y como “Auditor Integral” en las Normas ISO 9001, ISO 14001 y NMX-SAST:2008 por el Tecnológico de Monterrey.

Adicionalmente, se desempeña como asesor en materia energética con el firme objetivo de capitalizar la Reforma Energética, en congruencia con la estrategia de la Secretaría de Energía (SENER) y es miembro de la American Society for Quality (ASQ) y del Institute of Industrial Engineers (IIE).

Tu historia, tu UDEM: Andrea Rodríguez Zavala

Andrea Rodríguez Zavala 141182
EXAUDEM DERECHO 2012

Lo que comenzó por un intento desesperado por pasar la materia de Derecho Internacional Público en el 2008 impartida por el Lic. Eduardo Román González (ex profesor, coach, asesor de tesis y realmente un apoyo impresionante durante mi etapa universitaria y ahora como EXAUDEM), terminó en lo que soy actualmente. La vida en diversas ocasiones conspira para nos topemos en diversas circunstancias, así como situaciones para forjar la personalidad de cada uno de nosotros tanto como udemita, como persona; así comenzó de esta forma mi aventura en el Concurso Interamericano de Derechos Humanos de American University Washington College of Law así como en la incursión en la materia de los Derechos Humanos

Mi primer contacto con este concurso, fue como oradora en el XIV Concurso Interamericano de Derechos Humanos que se llevó a cabo en el 2009 cursando apenas el tercer semestre de la carrera de Derecho y teniendo 20 años de edad a cumplir 21 en el siguiente mes; siendo así la primera generación de la Universidad de Monterrey (UDEM) en participar en este Concurso y en toda la modalidad de concursos de Derechos Humanos en conjunto con Manuel Alejandro Álvarez Saldaña y el Lic. Eduardo Román González.

Si hay una persona a quien le tengo que agradecer mi destino y mi formación como UDEMITA, es al Lic. Eduardo Román porque él no solamente me dio su voto de confianza para participar en este concurso, sino además de ello gracias a que él difundió el concurso en el Departamento de Derecho, yo vine por terminar por tener una cita con mi propio destino, Lic, a usted y a mi familia le debo lo que soy actualmente como defensora de Derechos Humanos.

Porque jamás llegué a imaginar que después de mi paso por esa edición, mi vida iba a tener un giro drástico de 180 grados en donde vería la vida desde otra perspectiva y que iba a seguir regresando a este Moot Court en sus ediciones 2010 (observadora) 2011 y 2012 (como Jueza), 2013 (como Jueza en el Panel de Honor por parte de la Asociación de ExParticipantes), 2014 y 2015 (como Jueza de nueva cuenta) y actualmente haré mi debut en el Concurso de Derechos Humanos que organiza la Pontificia Universidad Catolica del Perú que se llevará a cabo en octubre de este año.

Anécdotas son demasiadas, nunca terminaría. Desde momentos cómicos en toda la formación que tuve como UDEMITA, así como defensora de Derechos Humanos a través de la UDEM, incontables viajes como estudiante de la UDEM y todo esto me llevó a conseguir una pasantía en CEJIL Washington la ONG más importante en materia de Derechos Humanos en América Latina, pues gracias a mis años anteriores al 2013, pude solicitar la pasantía, misma que me fue concedida tiempo después. Son demasiadas anécdotas, muchos momentos que ni en una noche de bohemia o en una tarde de café, terminaría y que sólo quienes realmente me conocen saben un poco de esas historias que marcaron la vida de Andrea Rodríguez Zavala en estos ya 6 años trabajando en la defensa de los Derechos Humanos.

Las contribuciones principales que ha tenido mi participación como UDEMITA en los Derechos Humanos, como personal, son demasidas –reitero- nunca terminaría. Comenzando con mis inicios en la vida profesional a través de la ONG Litiga Olé a la cual me tocó colaborar en su momento en el 2010 gracias a la UDEM, después trabajar para la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León, continuando tras haberme graduado con la Pasantía de CEJIL bajo el contexto de que ya para ese entonces (2013) era la Presidenta de la Asociación de ExParticipantes, y después en el 2014 llevé a cabo –después de muchos intentos- la Academia de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario en American University Washington College of Law.

Son tantas cosas que le debo a la UDEM, pero las cosas que me llevo de por vida, son los aprendizajes y las personas que he conocido y que conoceré este años, pues más allá de las aportaciones profesionales, las aportaciones humanas que me dejó este concurso, son inalcanzables e incuatificables.

Participación en American University Washington College of Law Mayo 2009

Tu historia, tu UDEM: Adriana Zavala Treviño

Adriana Zavala Treviño
Matrícula: 000191641
Carrera: LIN
Generación: OT 2010 – OT 2014

Durante mi paso por la UDEM hubo muchos momentos que marcaron mi vida, tanto en el aula como fuera de ella. Pasaba tanto tiempo en la UDEM, que se convirtió en mi segundo hogar (aunque se podría decir que era el primero ya que, entre clases y actividades extracurriculares, pasaba más tiempo en la UDEM que en mi casa). Me es difícil elegir mi recuerdo favorito. Por lo que he decidido abordar el elemento en común que tienen todas las memorias de mis años como estudiante de la UDEM: la entrega al servicio de los demás.

 “El hombre sólo se realiza al servicio del hombre” es un pensamiento profundamente poderoso. Es increíble que cada uno de los momentos que viví en la UDEM está repleto de actitud de servicio. Desde alguien que ayuda a un estudiante al que se le cayeron sus libros en el pasillo, las personas de limpieza que se encargan de tener los salones impecables, el bibliotecario que ordena los libros para que estén disponibles cuando un estudiante los requiera, las personas que cuidan que los jardines de la UDEM se vean siempre bellos, un maestro al que no le importa quedarse un momento más después de clases a explicarte algo que no entendiste, las guías que se desviven por darte una lección sobre liderazgo transformador en el Programa de Honores, un grupo estudiantil realizando actividades de desarrollo social, entre muchos otros. Esto es vivir al servicio de los demás. Algunas pueden verse como pequeñas acciones, pero ¿imagina qué poderoso sería que todos nos propusiéramos hacer 5, 10 o 15 pequeñas acciones de servicio diariamente? Podríamos cambiar el día de alguien o incluso su vida.

Estoy agradecida porque en la UDEM me transmitieron esa necesidad de entregarme al servicio de los demás todos los días. Fueron tantas experiencias las que viví que este modo de pensar se fue convirtiendo en un hábito para mí y es ahora un estilo de vida. Hoy estoy convencida de que sólo sirviendo a los demás puedo alcanzar la realización personal y el fin último de todo ser humano: ser feliz.

Estoy orgullosa de ser exaUDEM porque es un sello que te distingue a donde quiera que vas. Me siento comprometida por vivir los valores UDEM día a día y que mi vida sea un ejemplo de servicio y entrega por la comunidad. Gracias, querida UDEM, por haber enriquecido mi vida de tantas maneras y por ser pieza clave en la formación de la mujer que soy el día de hoy.

Estudiando la condición humana

Formada como arquitecta, Linda Cecilia Muñoz (ARQ ’08) actualmente desarrolla proyectos de arte, arquitectura y diseño de manera independiente.

“Soy cada pieza y cada cosa que hago, lo que me hace sentir viva, mis razones para existir. El objeto de mi obra es la condición humana, es uno de mis mayores intereses”, nos comenta Linda Cecilia sobre lo que define su obra.
Recientemente ha retomado la producción de arte, además de que en paralelo desarrolla proyectos independientes de arquitectura e interiorismo en su taller “La Célula Design Wokshop”, decoración y diseño floral en "Floristería Pétalos", un proyecto que tiene con su madre, y su marca de diseño de accesorios "Linda Cecilia Accesories Design". “En común son proyectos de diseño que satisfacen las facetas de mi vida”, nos dice Linda Cecilia.

Sobre sus inicios como artista plástica  nos comenta: “Mis primeras aproximaciones fueron con la pintura, en especial la acuarela, continué algunos años produciendo objetos en pequeña escala en tela y actualmente he retomado la producción de obra con instalación migrando a construir piezas en mayor escala interviniendo el espacio. Considero mi formación en arquitectura como algo importante, lo que me ha dado las bases entre objeto y el espacio para encontrar soluciones y procesos al materializar mi pensamiento en piezas.”
Sobre el objeto de estudio de su obra, Linda Cecilia nos dice: “Es la condición humana, la experiencia de vida humana. La vulnerabilidad es mi más reciente proyecto. Me interesa la filosofía y cómo se materializa, me drena. El dialogo que hay más allá entre materiales, herramientas, habilidades y técnicas.” 
Recientemente ha presentado su primera exposición individual “Fragmentos (de vulnerabilidad) en la Leun’un Arte Habitación en San Pedro Garza García, donde exhibió la primera pieza de una serie de instalaciones en gran dimensión que está produciendo. Esta exposición forma parte de su proceso de retomar la producción de obras, participando en la serie de exposiciones del PARAC Project Fest Cero Dos.
Además su serie de piezas “Inert rooting” (“Arraigo inerte”) una metáfora de cactáceas que elaboró en tela fue publicada en Xerohilia Mazagazine, en Rumania.

“La experiencia de trascender, salir de ti más allá... más allá de la técnica y las habilidades personales está la existencia: responder ¿quién eres?, ¿por qué haces las cosas?, materializar una idea, que algo trascienda y que reaccione en un entorno y genere algo, consecuencias...dejar una huella”, es lo que como ExaUDEM llena de orgullo a Linda Cecilia.

Serán ExaUDEM servidores públicos

Durante las pasadas elecciones que se llevaron a cabo en el estado de Nuevo León, tres ExaUDEM fueron elegidos por la ciudadanía para desempeñarse como funcionarios públicos en una alcaldía y dos diputaciones locales.
Francisco Reynaldo Cienfuegos Martínez es egresado de la Licenciatura en Derecho generación 1999, quien fue electo como alcalde para Ciudad Guadalupe y asumirá el cargo el próximo 31 de octubre.

En su experiencia como servidor público fue Presidente del Congreso del Estado de Nuevo León, Presidente de la Comisión de Seguridad, Diputado Local por el Distrito XllI de Guadalupe, entre otros cargos.
Marcelo Martínez Villarreal es egresado de la Licenciatura en Derecho Generación 2002, quien fue electo como diputado local del Distrito 18 de la próxima LXXIV Legislatura de Nuevo León.

En su trayectoria se ha desempeñado en la iniciativa privada en la industria del acero del 2000 a la fecha y sirvió como regidor del 2000 al 2003 siendo presidente de la Comisión de Seguridad además de Secretario en las Comisiones de Honor y Justicia.
Ludivina Rodríguez de la Garza es egresada de Ingeniería en Alimentos Generación 1982, quien fue electa como diputada local del Distrito 2 de la próxima legislatura del estado.

Para la Dirección de Relación con Exalumnos de la Universidad de Monterrey, es un orgullo saber que ExaUDEM estarán al frente de importantes puestos para la legislación y desarrollo de nuestra comunidad.

Le extendemos una felicitación a cada uno de ellos en su nueva etapa profesional.

Preservando la artesanía popular mexicana

Para Verónica Segura (LEI '14) es muy importante reconocer y preservar el arte textil mexicano, promoviendo a la par el desarrollo comunitario. Con este objetivo surge Sit Luch en septiembre del 2014, como una alternativa para comercializar productos artesanales mexicano.

"En Sit Luch creemos que un nuevo modelo de comercio es posible, uno que beneficie directamente a los y las productoras al pagar por un precio justo y al mismo tiempo apoyar la conservación del arte popular mexicano y contribuir al desarrollo social – comunitario", nos comenta Vero sobre su proyecto.
Actualmente también es maestra del Taller de Formación Social para alumnos de profesional en la Universidad de Monterrey y a la par realiza su proyecto para apoyar a las artesanas y artesanos de nuestro país.
Asimismo, a través de Sit Luch – Arte Textil se busca fomentar el cooperativismo y el desarrollo comunitario mediante la donación del 10% de las ganancias para proyectos de educación, salud y ambientales en los que participan directamente las organizaciones de artesanos.

"Estamos comprometidos con la transparencia y con documentar la manera en la que se ha beneficiado a las comunidades", nos explica nuestra ExaUDEM. "Ese porcentaje es independiente del pago justo que se le da a los artesanos por cada una de sus piezas".

Por otra parte, se fomenta el consumo responsable al informar a los compradores el nombre del artesano (a) que elaboro la pieza textil, el tiempo de elaboración y el lugar en dónde se elaboró la prenda.
Lo interesante de Sit Luch – Arte Textil fuera de su labor de reconocimiento y valorización de los textiles mexicanos y la forma tan bella en que son creados, es su interés en el desarrollo social de las comunidades con las que trabaja.

Conoce más sobre este proyecto en su Fan page: Sit Luch - Arte Textil.

lunes, 24 de agosto de 2015

Daniel Alberto Almanza (LCIC’05) emprende el proyecto “Corriendo al extremo por la educación en Nuevo León” para recorrer cuatro inhóspitos desiertos en un año y convertir una escuela de nivel básico, ubicada en una zona marginada, en una Escuela Pública de Alta Calidad.

El nuevo reto del ultramaratonista Daniel Alberto Almanza (LCIC’06) será no solo deportivo, sino que implicará una causa social: desea convertirse en el primer hombre mexicano en recorrer cuatro desiertos en un solo año y, a la vez, elevar la calidad de una escuela con rezagos.
Para este logro, el egresado de Licenciado en Ciencias de la Información y Comunicación de la Universidad de Monterrey se alió a esta casa de estudios y a la Alianza Educativa Ciudadana por Nuevo León, A.C., para generar el proyecto “Corriendo al extremo por la educación en Nuevo León”.

El gran slam del ultramaratonismo, llamado “4Deserts”, consiste en una serie de cuatro carreras de 250 kilómetros cada una para poner a prueba al corredor de fondo en zonas que van desde lo más árido hasta lo más gélido; hoy, en rueda de prensa, llevada a cabo en Sport City Monterrey Galerías, se ofrecieron detalles acerca de este proyecto deportivo educativo.
Durante lo que resta de este año y el próximo, la iniciativa deportiva y social buscará financiamiento por el método de crowdfunding −que es un micromecenazgo o financiación colectiva en línea− por medio de la plataforma digital Aportemos.
Parte de los donativos se dirigirán a la Alianza Educativa Ciudadana, que coordina esfuerzos entre gobierno, iniciativa privada y sociedad civil para contribuir a la excelencia educativa con la “adopción” de escuelas de nivel básico para convertirlas en Escuelas Públicas de Alta Calidad.
Almanza correrá en mayo de 2016 el “Sahara Race”; en junio se enfrentará al “Gobi march” de China; en octubre irá al “Atacama crossing” en Chile; y en noviembre, “The last desert” en la Antártida, el desierto más frío del mundo.

Blanca Maiz García, directora de Desarrollo de la UDEM, subrayó que la educación requiere de la generosidad de la ciudadanía, por lo que cualquier aportación es de beneficio para la sociedad.
“La Universidad de Monterrey ha decidido apoyar a nuestro egresado Daniel Almanza porque quiere transmitir el mensaje de que hay que priorizar la educación”, destacó.
“Soy consciente del esfuerzo que implica buscar apoyos, pero también la satisfacción que da saber que lo que uno está aportando puede cambiar vidas. Lo importante no es cuánto, sino el hecho de apoyar, pues estamos convencidos de cuánto contribuye a la trascendencia de muchas personas. Apreciamos que Daniel ponga en práctica uno de los principios fundacionales de su alma mater: ‘el hombre solo se realiza al servicio del hombre’, poniendo su talento para una noble causa”.
Por su parte, Almanza mencionó que no son más de 50 personas las que a nivel mundial han realizado la hazaña deportiva, incluyendo una mujer mexicana llamada Isis Bretier, en estas excursiones solitarias que dan evidencia de la capacidad de sobrevivencia del deportista.
“Vamos a demostrar que los límites no existen; desde el desierto hasta la tundra, sin importar lo precario de las condiciones, todas las metas pueden cumplirse si estamos dispuestos a dar nuestro máximo esfuerzo y nos dedicamos no solo a la gloria personal, sino a lograr un mayor impacto”, sostuvo.
El ExaUDEM convocó a benefactores a que se sumen a brindar a niños y jóvenes que estudian en escuelas públicas en zonas marginadas del estado la oportunidad de recibir una educación que cambie sus vidas, que los lleve a conocer que todo es posible, siempre y cuando se esfuercen para conseguirlo.
Subrayó que, con la ayuda económica, será posible remodelar una escuela ubicada en un “foco rojo” de la ciudad y convertirla en un ente de paz, además de poder financiar y participar en el grupo de carreras.
De acuerdo con Almanza, durante todo un año se estará actualizando y aumentando la meta de recaudación, según se vaya cumpliendo, a lo largo de la vigencia del proyecto.
“Decidí publicar este proyecto en Aportemos porque además de ser una red social para ayudar, es fácil de usar, divertida y las personas desde cualquier parte del mundo podrán realizar su aportación en línea con diferentes formas de pago”, explicó.
Jaime Garza, director general de la Alianza Educativa Ciudadana por Nuevo León, A.C., señaló que es gracias al esfuerzo y promoción de ciudadanos comprometidos con los niños del estado que este organismo puede aumentar su presencia aquí.
“La educación de calidad va más allá de construir salones y esperar que pase lo mejor, debemos convertir nuestras escuelas en centros comunitarios que brinden a los alumnos las herramientas necesarias para desarrollarse como agentes de cambio en las comunidades”, indicó.
Para más información, se puede seguir el proyecto a través de redes sociales como Twitter, Instagram en daniel.almanza, en la página web y en la fanpage en Facebook.